Gestión Integrada de Plagas

PREVENCIÓN, MONITOREO Y ELIMINACIÓN COMO SOLUCIÓN SOSTENIBLE EN EL CONTROL DE RATAS Y RATONES

Las ratas y los ratones pueden ser un problema en las zonas urbanas, suburbanas y rurales. Pueden prosperar en cualquier lugar siempre y cuando se den las condiciones para hacerlo.
Es importante entender el daño que pueden ocasionar estos roedores así como el estudio de la especie, comportamientos y signos que nos ayuden a determinar su presencia y posterior
tratamiento.

Los tres roedores más comunes asociados con el hombre son:

• Rata noruega, común, de alcantarilla o rata marrón (Rattus norvegicus)
• Rata negra, de barco o de los tejados (Rattus rattus)
• Ratón de casa (Mus musculus)

Estos roedores han adaptado su comportamiento y hábitos alimenticios para sobrevivir en entornos creados por el ser humano, ciudades y hábitats agrícolas.
Los roedores son transmisores de enfermedades que pueden afectar no solo al ser humano sino también al ganado y animales domésticos. Los principales medios de transmisión de enfermedades son:

• A través de orina y heces contaminadas
• A través de parásitos tales como pulgas y garrapatas.
• Por contacto físico a través de la piel, pies y cuerpo.

Minimizando el contacto con roedores el riesgo de enfermedad se reduce. Sin embargo, en nuestro mundo moderno a menudo los estándares de higiene y limpieza no son los adecuados lo que supone un ambiente ideal para que los roedores prosperen.

Para sobrevivir los roedores necesitan que se den tres requisitos mínimos:

1. Comida
2. Agua (menos importante para los ratones)
3. Refugio

Esta combinación representa el hábitat más atractivo para ratas y ratones. Si estos requisitos no se cumplen, la probabilidad
de plagas y en consecuencia posibles enfermedades se reduce. Por tanto un factor clave en la gestión de roedores es la eliminación de fuentes de alimentos de su hábitat. Simplemente teniendo en cuenta estas consideraciones el uso de raticidas se puede evitar o reducir. Sin embargo no debe subestimarse la amenaza que suponen las ratas y ratones para la salud y siempre que exista riesgo el uso de raticidas está justificado.

Existe infinidad de información sobre cómo usar cebos pero con demasiada frecuencia se tiende al uso inmediato de raticidas como procedimiento generalizado. Una gestión cuidadosa y adecuada de los hábitats con posible presencia de roedores podría significar incluso que el uso de cebos tóxicos no sea necesario.

En este sentido Bayer apuesta por una Gestión Integrada de Plagas. IPM (siglas en inglés) es un acercamiento sostenible a la gestión de plagas que combina, prevención, monitoreo y eliminación con el fin de conseguir una reducción del impacto económico sobre la salud y el medio ambiente. El estudio del comportamiento de los roedores y su biología son elementos clave para garantizar un alto nivel de control, pero cada lugar es diferente y no existe una solución universal que encaje en todo los casos. La elección de raticidas y sus formulaciones son amplias, pero es fundamental entender cómo deben ser utilizados y dónde su uso es evitable.

Como primer paso sostenible hacia una Gestión Integrada de Plagas , Bayer propone Harmonix® Monitoring Paste puesto que permite la implementación de un monitoreo permanente en sustitución a un cebo permanente.

• Permite la detección temprana de la presencia de roedores
• Indica la importancia de la infestación, donde están los caminos, el refugio y la localización del nido
• Minimiza el uso de cebos tóxicos durante la secuencia de tratamiento debido a que no contiene ningún tipo de impacto en el medio ambiente.
• Maximiza la eficacia de los cebos tóxicos durante la secuencia de tratamiento actuando con un pre-cebo (la práctica de ofrecer comida o cebos no tóxicos en los lugares de monitoreo para conseguir que los roedores se acostumbren a él y es también es un paso preliminar en el uso final del cebo tóxico).

Racumin® Foam es un método alternativo para controlar plagas ratas y ratones. Esta formulación en espuma verdaderamente innovadora es el último desarrollo de Bayer
para el tratamiento de eliminación de ratas y ratones dentro de una Gestión Integrada de Plagas.

• Permite una acción específica durante el proceso de aseo; las ratas y los ratones ingieren la espuma que se ha adherido a sus cuerpos.
• Adecuado especialmente donde cebos tradicionales no son posibles (por ejemplo, canales de ventilación, grietas de paredes o agujeros)
• Muy efectivo en caso de aversión o recelo al no tratarse de un cebo atrayente.
• Acción letal a los cuatro o cinco días después de la aplicación y persistencia hasta dos semanas.