Hormiga Faraón

1. Descripción Morfológica

Hormiga faraón (Monomorium pharaonis):

Antenas acodadas; piezas bucales masticadoras; dos pares de alas membranosas (si existen), as anteriores unidas a las posteriores mediante ganchos; abdomen estrechado en la base, que semeja una cintura, con nodos o escamas características; metamorfosis completa, con fase de huevo, larva, pupa y adulto; sistema social complejo.
Obreras de 1,5 a 2 mm de longitud, color marrón amarillento, a veces con abdomen marrón. Antenas con 12 segmentos más 3 segmentos terminales claviformes. Ojos bien desarrollados. Tórax sin espinas y gáster relativamente pequeño. Peciolo binodal.
Machos de 3 mm de longitud, negros, alados (aunque no vuelan).
Reinas de 3,6 a 5 mm de longitud y color rojo oscuro, aladas (aunque no vuelan). Las reinas pierden las alas poco después de aparearse.

2. Distribución Geográfica

Hormiga faraón (Monomorium pharaonis):

Originaria de África del norte/cuenca mediterránea. Dispersada a lo largo de las rutas comerciales internacionales y ampliamente distribuida hoy en día. El hecho de necesitar condiciones cálidas y húmedas las mantiene confinadas en edificios en regiones templadas.
Las infestaciones pueden producirse en una amplia variedad de lugares, incluidos bloques residenciales, hoteles, hospitales y otras instituciones, instalaciones de manipulación de alimentos, parques zoológicos y a bordo de barcos. En climas cálidos pueden producirse infestaciones en el exterior.

Los insectos pueden estar asociados con la estructura de los edificios (p. ej., huecos de paredes, ventanas, zonas de almacenamiento, etc.), plantas y suministros estériles. Las infestaciones se extienden por los edificios a través de los conductos de servicios (p. ej. calefacción e instalación eléctrica). Las hormigas buscan agua alrededor de las piscinas y en los puntos en que se ha producido condensación (p. ej., ventanas, paredes, etc.).
Pueden sobrevivir a temperaturas bajas durante periodos largos, mientras las obreras continúan buscando alimento. Necesitan una temperatura mínima de 18 °C para sobrevivir y de 30 °C para que las colonias prosperen. Las infestaciones de edificios son relativamente insensibles a las estaciones, aunque se ven favorecidas por la puesta en marcha de los sistemas de calefacción en invierno.

3. Relevancia como plaga

Hormiga faraón (Monomorium pharaonis):

Las obreras son molestas porque recorren largas distancias en busca de comida y agua por sendas con rastro oloroso. Aunque son omnívoras, prefieren alimento rico en proteínas. Se alimentan de carne, queso, grasas, azúcar, miel, mermelada, chocolate etc. En los hospitales se alimentan también de sangre, líquidos para alimentación parenteral, supuraciones de heridas y vómitos.
Los insectos y ratones muertos y las heces de los ratones representan otra fuente de alimento para las hormigas. Pueden infestar la ropa y las lavanderías.

Los daños a los materiales pueden deberse a la actividad masticadora de las hormigas que, además,pueden morder a los niños en cualquier parte del cuerpo, incluidos los párpados. Pueden dañarlos embalajes y entrar en bolsas de plástico que contengan vendajes e instrumentos estériles.

Las hormigas faraón representan un riesgo para la salud. Pueden transmitir mecánicamente organismos patógenos, porque se alimentan en lugares faltos de higiene, incluidos desagües, cubos de basura,apósitos de heridas, etc. Resulta especialmente preocupante su capacidad para infestar los suministros estériles de los hospitales.

4. Ciclo de vida

Hormiga faraón (Monomorium pharaonis):

Las hormigas faraón son insectos sociales que viven en colonias que van desde unas docenas a 300.000 individuos. Las colonias se componen de obreras (hembras estériles), machos fértiles y reinas (hembras fértiles). En cada colonia suele haber varias reinas (colonias poligínicas) que coexisten pacíficamente. Las reinas pueden reemplazarse, de modo que las colonias sobreviven por tiempo indefinido.

Las colonias nuevas se forman generalmente por fragmentación, y una perturbación del nido puede ser el factor desencadenante. Los adultos se encargan de este proceso, en el que pueden participar las reinas. Las obreras transportan al nuevo nido las fases larvales, que pueden dar lugar a reinas y machos. Es posible que se establezcan nidos temporales mientras las obreras buscan nuevos emplazamientos. Si se establecen en un dispositivo móvil, la distri-
bución de las infestaciones puede ser extraordinariamente amplia.

Las obreras proporcionan el alimento para la colonia y conservan el nido en buenas condiciones. Solo del 5 al 10% de las obreras participan realmente en la búsqueda de alimento. De las larvas mejor alimentadas nacerán machos y hembras fértiles.

Nunca forman enjambres voladores; el apareamiento tiene lugar en los nidos y huecos de los edificios. Cada reina produce hasta 350 huevos de los que, después de aproximadamente una semana, emergen larvas ápodas que son alimentadas por las reinas y atendidas por las obreras.
El desarrollo larval dura cerca de 3 semanas, y la fase de pupa unos 9 días. El ciclo completo, desde la puesta hasta el adulto, dura aproximadamente 5 semanas y media, según la temperatura.

5. Medidas de control

Hormiga faraón (Monomorium pharaonis):

Para controlar con éxito a las hormigas faraón es necesario destruir los nidos, una tarea difícil, porque muchas veces están situados en lugares inaccesibles. Las medidas de control más eficaces incluyen un tratamiento meticuloso con insecticidas para conseguir que todos
los insectos se expongan a la sustancia tóxica en un periodo de tiempo corto. La mejor forma de conseguirlo es colocando cebos, aunque en determinadas situaciones puede ser necesario realizar tratamientos con insecticidas para un control rápido de las hormigas o establecer tratamientos perimétricos que impidan su inmigración. Los tratamientos convencionales por sí solos, sin embargo, tienen una eficacia limitada para controlar los nidos de hormigas
faraón.

Es preciso realizar estudios que determinen el alcance de la infestación, los cuales deberán incluir evaluaciones visuales y recopilar información de los clientes sobre la distribución de las hormigas. Puede realizarse también un estudio basado en la colocación de cebos, que pueden consistir en materiales diferentes, como miel, azúcar y carne (p. ej., hígado crudo).

Una vez identificado el alcance de la infestación, se aplica el cebo insecticida. Se recomienda colocar inicialmente el cebo fuera de la zona infestada y avanzar hacia el interior hasta cubrir toda la extensión. Debe prestarse atención para no pasar por alto bolsas de infestación durante el tratamiento. El éxito del tratamiento puede determinarse en sucesivos estudios.

Productos recomendados

Insecticida

Maxforce® Quantum

Cebo en gel

Insecticida en gel de uso ambiental (interior) e industria...

Ver producto
Insecticida

Ficam® D

Polvo para espolvoreo

Insecticida en polvo de uso ambiental sin plazo de...

Ver producto

Otras plagas

Hormiga Argentina

Esta hormiga, notablemente perjudicial, es una plaga tanto...

Ver plaga
Black Ant - Bayer Pest Control

Hormiga Negra

Una de las especies más comunes de hormigas en todo el...

Ver plaga

Hormiga

De todos los insectos que infestan los edificios, las...

Ver plaga